¿Cómo vemos?

Vemos porque nuestros ojos reciben la luz que reflejan los objetos que nos rodean. El ojo humano actúa como una cámara de vídeo. Para conseguir un buen enfoque y la captación del movimiento, los ojos cuentan con un especial sistema de acomodación formado por una minúscula lente llamada cristalino y el músculo ciliar, que es el encargado de modificar la forma de esta lente natural hasta conseguir que la imagen quede perfectamente enfocada en una estructura muy sensible a la luz: la retina.

En el momento en que la imagen está correctamente enfocada, y al igual que haría el conjunto de cables y circuitos electrónicos de una cámara de vídeo, la retina se encarga de hacerla llegar al cerebro a través del nervio óptico, de manera que se obtenga una imagen clara y precisa.

¿De qué partes se compone un ojo?

Para poder explicar claramente cómo se forma en nuestro cerebro las imágenes de los objetos de nuestro entorno, debemos primero analizar cómo es un ojo humano y conocer el funcionamiento del sistema visual. Nuestros ojos funcionan las 24 horas de día, incluso mientras estamos dormidos. Captan una información casi infinita sobre el mundo que nos rodea: formas, siluetas, colores, movimientos lentos y rápidos… y mucho más. Luego procesan la información y la transfieren a una velocidad vertiginosa al cerebro para que éste conozca lo que sucede fuera del cuerpo.

¿Qué función tienen las lágrimas?

La lágrima es el sistema de limpieza de la superficie de nuestros ojos. Se trata de un líquido compuesto por agua, sales y lisozimas (enzimas bactericidas) producido por las glándulas lagrimales (alrededor de 1ml al día) que sale al exterior cada vez que pestañeamos. Este líquido, además de proteger la córnea, sirve para eliminar microbios, polvo, substancias irritantes y partículas ajenas al ojo. También evita que el ojo se seque, lo que puede ser muy peligroso para nuestra salud visual.

¿Para qué sirven los párpados?

Las principales funciones de los párpados son: cubrir los ojos mientras dormimos, proteger de la luz excesiva, proteger de la entrada de substancias y cuerpos extraños, y distribuir sobre ellos substancias lubricantes.

Los párpados también tienen funciones secretoras, como en el caso de la substancia oleosa que producen las glándulas tarsales, cuya función es la de evitar que los párpados se adhieran entre sí.

En un ser humano, el número normal de parpadeos es aproximadamente de 5 a 7 por minuto.

¿Puedo usar colirios si tengo los ojos rojos?

Las molestias leves en los ojos, como puede ser el ojo rojo, picor o escozor, son normalmente producidas por múltiples causas. No debemos administrarnos un colirio si no conocemos el origen de nuestras molestias y sin haber consultado antes con un especialista.

Generalmente, las molestias y el ojo rojo pasarán al cabo del rato si aplicamos sólo unas "lágrimas artificiales" para lavar o hidratar la mucosa del ojo, o bien humidificarlo con un poco de suero fisiológico. También hay que adoptar medidas higiénicas para evitar la fatiga ocular: buena iluminación, distancia de lectura adecuada, uso adecuado de las lentes de contacto, etcétera.

El ojo rojo también puede ser señal de conjuntivitis vírica o bacteriana. En este caso hay que tener cuidado de no tocarse los ojos y dirigirse al oftalmólogo, quien prescribirá el tratamiento más adecuado.